15 feb. 2012

Compañeros de piso

Para bien o para mal, mis años de universitaria en España los pasé viviendo con mis padres, por lo que cuando me mudé a Alemania estaba deseando vivir la experiencia de tener compañeros de piso/residencia. Pero por desgracia, la aventura no empezó tan felizmente como yo me esperaba. La habitación que me tocó cuando llegué estaba en una residencia donde había todo tipo de nacionalidades, aunque predominaban los chinos... y más en mi planta: de 12 habitaciones individuales que había (por suerte con baño incluido), 9 eran chinos, que entre que ellos apenas hablaban inglés y yo apenas hablaba alemán y su concepto de compartir cocina se limitaba a entrar, poner la olla en el fuego, irse y volver al cabo de media hora, mi utópica idea de tener compañeros de residencia majos con los que salir de fiesta, cocinar o simplemente hablar un rato cuando llegase de clase se fue literalmente a la mierda. Por suerte el segundo semestre conseguí cambiarme de residencia y pasé el que fue posiblemente el mejor semestre en cuanto a  convivencia hasta ahora. Entre tanto he vivido con gente de todos lados: Rusia, Italia, Francia, Alemania, Portugal, Israel, Ghana, Estados Unidos, Holanda, Polonia... Cada uno de su padre y de su madre, por lo que si no quieres desquiciarte cuando llegas a casa y pasarte el día cabreada, no queda más remedio que aprender a ceder y sobre todo aprender a vivir en unas condiciones de limpieza muy por debajo de las que deberían estar permitidas. El caso es que después de casi 4 años viviendo en residencias de estudiantes y una primera convivencia en un piso durante 4 meses bastante nefasta, por fin vivo en un piso que puedo considerar MI casa, donde mis compañeros de piso se han convertido en mis amigos, y donde la convivencia es convivencia de verdad, y no se limita a seres extraños con los que compartes zonas comunes. La verdad es que a pesar de que a veces acabas desquiciada, todas estas "convivencias" me han aportado experiencias de lo más variopintas (igual algún día escribo un post con ellas :) y ahora la mayoría las recuerdo con cierta gracia.
El caso es que todo el rollo que acabo de soltar viene a cuento para comentaros el último concierto al que fui. Sí, todo muy relacionado pensareis :D Basicamente la relación se debe a que me fui al concierto con una de mis compañeras de piso con la que tengo una agenda de conciertos para los próximos meses bastante intensa. Y la verdad es que aunque compartir piso a veces puede resultar desesperante, está muy guay tener compañeros de piso super majos con los que además compartes gustos musicales. 
A todo esto, el concierto fue el de The Black Keys con Portugal. The Man como teloneros. Muy recomendables los dos.




(si tenéis un mal día os recomiendo poneros esta canción a todo volumen y ponerse a bailar como en el vídeo, liberación de mal rollismo al instante :)





Y vosotros, como han sido vuestras experiencias compartiendo piso/residencia? Conocíais/os gustan estos dos grupos?

3 comentarios:

  1. No sabes cuantísimo te envidio por el concierto... Te envidio mucho muchísimo...
    Y mi experiencia con compañeros de piso es en general buena. Primero me fui a vivir con una chica con la que también iba a las mismas clases, al principio muy bien, al final tanto estar juntas todo el día... acabamos hartas la una de la otra, no en plan te odio a muerte, simplemente necesitábamos espacio, así que básicamente nos buscamos grupos de amigos diferentes y ya todo bien...
    Al año siguiente viví con otras 5 personas de diferentes países y la verdad es que era casi utópico, a veces había broncas por la limpieza, pero se arregló en seguida con unos horarios de limpieza jajaja.
    Este año vivo con un chico y una chica y cada uno hacemos nuestra vida, simplemente hay un trato cordial y de vez en cuando nos cruzamos en el salón y tal, pero no me quejo :)

    ResponderEliminar
  2. espantosas, lamentables, no repito ni muerta. Vivía con dos zorras alemanas que controlaban a qué hora llegaba a casa para llamarme puta. Te lo juro.

    ResponderEliminar
  3. Qué?? Muy fuerte!!
    Mi experiencia con los alemanes (salvo los de ahora que son un encanto) es que se encierran en la habitación y olvídate de verles el pelo: van de la calle a la habitación y de la habitación a la calle! Los hay que hasta se meten dentro el microondas para no tener que ir a la cocina!!

    ResponderEliminar